El día que Francisco Quevedo llamó coja, en su cara, a la Reina de España

en

Quevedo; DON FRANCISCO GÓMEZ DE QUEVEDO VILLEGAS Y SANTIBÁÑEZ CEVALLOS NACIÓ EN MADRID EL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1580 Y MURIÓ EN VILLANUEVA DE LOS INFANTES, CIUDAD REAL, EL DÍA 8 DE SEPTIEMBRE DE 1645.

FUE CONOCIDO COMO FRANCISCO DE QUEVEDO. UNO DE LOS MÁS GRANDES ESCRITORES ESPAÑOLES DEL SIGLO DE ORO. SE TRATA DE UNO DE LOS AUTORES MÁS DESTACADOS DE LA HISTORIA DE LA LITERATURA ESPAÑOLA Y ES ESPECIALMENTE CONOCIDO POR SU OBRA POÉTICA, AUNQUE TAMBIÉN ESCRIBIÓ OBRAS NARRATIVAS Y OBRAS DRAMÁTICAS DE LA PICARESCA, O CRÍTICAS U OTRAS OBRAS POLÍTICAS. COMO CABALLERO OSTENTÓ LOS TÍTULOS DE SEÑOR DE LA TORRE DE JUAN ABAD Y EL DE CABALLERO DE LA ORDEN DE SANTIAGO CUYO INGRESO SE HIZO OFICIAL EL 29 DE DICIEMBRE DE 1617 Y AL QUE HABÍA ASPIRADO DURANTE TODA SU VIDA.

DON FRANCISCO

Nació en Fontainebleau, el 22 de noviembre de 1602 y murió en Madrid, el 6 de octubre de 1644. Fue hija del rey Enrique IV de Francia y de su segunda esposa, María de Médici. Contrajo matrimonio el 25 de noviembre de 1615 con el entonces príncipe de Asturias Felipe (que más tarde se convertiría en Felipe IV), siendo así su primera esposa y madre del príncipe Baltasar Carlos. Por su matrimonio se convirtió en la consorte de todos los títulos ostentados por su marido tras su acceso al trono en 1621. Recibió el sobrenombre de «la Deseada». Isabel siempre destacó por su belleza física, su elevado intelecto y una noble personalidad que le granjeó el cariño del pueblo. Sin embargo, su marido, el rey Felipe IV, le fue infiel en múltiples ocasiones. Aunque tenía un pequeño defecto físico que la hacía cojear…

Se trata de un juego de palabras que, basándose en la homonimia, en la paronimia o en la polisemia, consiste en modificar el significado de una palabra o frase agrupando de distinta forma sus sílabas. Por ejemplo: plátano es/plata no es. El calambur más famoso de la historia de la lengua española se atribuye a Francisco de Quevedo, quien llamó “coja” a la reina doña Isabel de Borbón (coja realmente y a la que le enojaba mucho toda mofa hacia su discapacidad), primera esposa de Felipe IV de España, tras apostar el pago de una cena con sus colegas a que el propio Quevedo tenía el valor de decirle dicho insulto a la cara. Según reza la leyenda; Compró Quevedo dos ramos de flores: uno de claveles blancos y otro de rosas rojas, y se presentó ante la reina en la plaza pública en la que ésta se encontraba. Con una cortés reverencia, Quevedo extendió los brazos ofreciéndole a la reina, Isabel de Borbón, los dos ramos de flores, uno sujeto en cada mano. A continuación Quevedo recitó a la reina los dos versos que harían que sus amigos le pagasen la cena de la apuesta. Y dijo así:

Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja. / Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es coja.

Comentarios

comentarios