Los Diarios de Turner; Otro libro prohibido

en

Los Diarios de Turner; El libro nació de una vaga idea surgida en la mente del Dr. William Pierce, gracias a un consejo que le dio su amigo el Prof. Revilo P. Oliver. En concreto, lo que le sugirió fue escribir algo de ficción, para llegar e instruir a la gente que habitualmente no lee otra cosa más que lo relativo al género de la narrativa de aventuras; Los Diarios Turner es una novela escrita en 1978 por William Luther Pierce  bajo el seudónimo de «Andrew Macdonald». Los Diarios Turner describen un tiempo de represión racial contra la raza blanca y una posterior revolución en Estados Unidos la cual lleva a la derrota del gobierno federal de Estados Unidos y del sistema que subyuga la voluntad popular y tergiversa los hechos usando a los medios.

La novela fue en un principio solo distribuida por correo y en «ferias de armas» en Estados Unidos, fue emitida en forma de serial por las publicaciones de la Alianza Nacional. La novela está ahora disponible para su venta en librerías en Estados Unidos, o gratuitamente por websites de grupos supremacistas blancos. En 2000 se reportó que se han vendido cerca de 500,000 copias desde 1978.

Inicialmente, esta novela fue publicada por capítulos en una revista perteneciente a la National Alliance entre 1975 y 1978, por lo cual tiene el formato de las que se conocen como novelas de folletí­n. Durante años fue un texto de reducida circulación, para un público selecto; pero cuando Timothy McVeight voló en 1995 un edificio del FBI en represalia por la matanza de Waco  y la policía descubrió que había leído el libro, los medios de comunicación lo acusaron de haberse inspirado en él, lo cual atrajo la curiosidad del público general vendiéndose casi un millón de ejemplares.

«Desde entonces» -comenta el propio autor-, «el libro comenzó a recibir publicidad y cada vez más gente quiso saber por qué tanto alboroto, y así­, al final, comenzaron a leer el libro personas de muy diferente tipo. Aunque debo decir que muchas de las personas blancas de bajo nivel a las que ha llamado la atención el libro no son la clase de gente cuya atención me interesa, porque no son gente particularmente útil. No tienen buen carácter y realmente no son gente fuerte y competente. Pero a través del libro he llegado a personas muy satisfactorias que estoy seguro que no habría alcanzado de otro modo.»

La virulenta represión del Sistema no ha logrado prohibir su venta en Estados Unidos, donde la libertad de expresión es sacrosanta y donde el pueblo americano ha impedido que las organizaciones judías toquen la primera enmienda a la Constitución. En muchos otros paí­ses el Sistema sí que ha logrado su objetivo, y no sólo no se puede comercializar sino que además su mera tenencia está penada con la cárcel o con fuertes multas.

La novela ha sido asociada a varios hechos violentos, el más notable es el atentado de Oklahoma City en 1995

El problema es que «mucha gente a la que no le gusta el libro ni siquiera lo ha leído. Solamente han oído hablar sobre él a otros, o han leído algo en el periódico, o han visto referencias a él en la televisión.» Tendrás que decidirlo por ti mismo.

Entrevista al autor

Entrevista realizada al Dr. Pierce en un documental emitido por el Canal de Historia:

¿Le sorprende que se cite su libro cuando surgen incidentes de violencia racial?

No, en absoluto. No me sorprende. Estoy convencido de que casi todos esos todos esos incidentes violentos ocurren independientemente de los Diarios. Existen personas que recurren a la violencia por razones de ideología, y admito que ese fue, probablemente, el caso en el atentado de Oklahoma. Es natural que se trate de personas un poco más informadas, que han leído esta literatura minoritaria. De modo que no me sorprende que las personas relacionadas con estos atentados contra el gobierno hayan leído en muchos casos los Diarios turner.

¿Pero admite que su libro parece ejercer una influencia directa o indirecta en algunos de sus lectores?

Espero que lo haga, desde luego que sí. Escribí el libro con intención de que influyera sobre la gente, de que cambiara su forma de pensar y creo que en muchos casos lo he conseguido. Sin embargo, opino que en muchas ocasiones no es lo que ha provocado un comportamiento violento.

¿Ve usted su libro como un grito de guerra o una invitación a alzarse en armas?

En cierto sentido sí, no es una invitación a tomar un arma y abrir fuego, sino que pretende provocar más bien un rearme moral, una toma de conciencia para que los ciudadanos asuman su responsabilidad y empiecen a jugar un papel activo en la recuperación de nuestra sociedad. En ese sentido es, sin duda, una llamada a las armas.

Argumento

La narración comienza con un preámbulo ubicado en el año 2099, cien años después de los eventos relatados en el libro. La mayor parte del libro cita a un diario descubierto recientemente que fue escrito por un hombre llamado Earl Turner, un miembro activo del movimiento que provocó estos eventos. El libro detalla el derrocamiento del gobierno de Estados Unidos por Turner y sus camaradas y una brutal guerra racial toma lugar, primero en Norteamérica, y después en el resto del mundo.

La historia comienza poco después de que el gobierno federal, pisoteando la Constitución Americana y la Segunda Enmienda, prohíbe la posesión privada de armas de fuego y organiza decomisos de armas masivos, confiscando todas las armas civiles en el país bajo la Ley Cohen. Earl Turner y sus camaradas se ven obligados a pasar a la clandestinidad y su Organización se involucra en una guerra de guerrillas en contra del Sistema dominado por los judíos (gobierno, medios de comunicación y economía) y el cual apoyaba el multiculturalismo. La odiada Policí­a de la Igualdad empieza a darles caza, pero los patriotas devuelven los golpes con una campaña de sabotaje y bajas selectivas.

La Organización comienza con actos como la destrucción de las oficinas centrales del FBI y continúa con un campaña terrorista de bajo nivel, con asesinatos y sabotaje económico a lo largo de Estados Unidos. La cruzada de Turner lleva al inicio de la Orden, un círculo quasi-religioso de líderes internos que dirige la Organización y cuya existencia permanece desconocida tanto para el Sistema como para los miembros ordinarios de la Organización.

Eventualmente, la Organización toma el control físico del Sur de california, incluyendo un arsenal de armas nucleares en la Base Vandenberg; limpian étnicamente el área de toda la población negra, hispana y asiática; y ejecutan de manera sumaria a toda la población judía y a los traidores raciales. Entonces utilizan esta base de operaciones y sus armas nucleares para ampliar la guerra en la cual lanzan ataques nucleares contra Nueva York, Israel y la Unión Soviética (el gobierno federal es forzado a lanzar un ataque nuclear masivo sobre la URSS para disminuir el contraataque consecuente. 60 millones de norteamericanos mueren, pero la represalia soviética es muy limitada. Tanto la Organización como Washington sobreviven), y plantan armas nucleares y nuevas células a lo largo de Norteamérica. Turner y sus camaradas sufren terriblemente, pero su ingenio y su audacia diseñando y ejecutando nuevos métodos de guerra de guerrillas les llevan a una victoria de una intensidad cataclísmica de alcance mundial.

La sección del diario finaliza con el protagonista volando un avión equipado con una bomba atómica en una misión suicida para destruir El Pentágono, para eliminar el liderazgo restante del gobierno militar antes de que se ordenara un asalto para retomar California. La novela finaliza con un epílogo que resume cómo la Organización continuó con la conquista del resto del mundo.

Existe tal cantidad de literatura acerca de la Gran Revolución, incluyendo las memorias de virtualmente cada uno de los lideres que sobrevivieron en la Nueva Era, que otro libro que trate de los eventos y circunstancias de ese tiempo de levantamiento cataclismico y de renacimiento puede parecer superfluo. Los Diarios de Turner, sin embargo, proporcionan una visión de la Gran Revolución que es singularmente valiosa por dos razones:

  1. Es un registro continuo y detallado de una porción de la lucha durante los años inmediatamente anteriores a la culminación de la Revolución, escrito tal como pasó, en base al día día. Es por este motivo, que está libre de la distorsión que a menudo aflige a las visiones retrospectivas. Aunque existen los diarios de otros participantes en ese gran conflicto, ninguno que se haya publicado hasta ahora proporciona un registro tan completo y detallado.
  2. Esta escrito desde el punto de vista de un miembro de base de la Organización, y, aunque padece por consiguiente de ‘miopía’ de vez en cuando, es un documento totalmente franco. Al contrario de los diarios realizados por algunos de los líderes de la Revolución, su autor no pensaba en su lugar en la historia cuando estaba escribiendo. Mientras leamos las páginas que siguen, nosotros probablemente, conseguiremos una mejor comprensión de la que nos proporcionaría cualquier otra fuente, de los verdaderos pensamientos y sentimientos de los hombres y mujeres cuyo esfuerzo y sacrificio salvo a nuestra raza en su momento de máximo peligro y que dieron paso a la Nueva Era.

Earl Turner, quien escribió estos diarios, nació en el 43 ANE (Antes de la Nueva Era) en Los Angeles que era el nombre de una inmensa área metropolitana en la costa oriental del continente norteamericano en la Vieja Era, que actualmente abarca las comunidades de Eckartsville y Wesselton así como mucho del campo circundante. Él creció en el área de Los Angeles y estaba especializado en ingeniería eléctrica.

Después de su educación , él se estableció cerca de la ciudad de Washington que era entonces la capital de los Estados Unidos. Él estaba allí empleado por una empresa de investigación en electrónica.

Él actúo por primera vez con la Organización en el 12 ANE. Cuando este registro empieza, en el 8 ANE (1991 según la vieja cronología ), Turner tenía 35 años y no tenía compañera.

Aunque estos diarios abarcan apenas dos años en la vida de Earl Turner, nos dan un conocimiento íntimo de uno de aquéllos cuyo nombre esta inscrito en el Registro de los Mártires. Solo por esta razón, sus palabras deben tener una importancia especial por todos nosotros, quién en nuestros días de escuela, se nos dio la tarea de memorizar los nombres de todos los Mártires en ese sagrado Registro, legado a nosotros por nuestros antepasados.

Los Diarios de Turner consisten, en su forma manuscrita, de cinco grandes volúmenes, encuadernados en tela, completamente llenos, y unas páginas al principio de un sexto. Hay muchas inserciones sueltas y notas entre las páginas, aparentemente escritas por Turner en los días en que estaba fuera de su base y que después interpoló en su registro permanente.

Los volúmenes se descubrieron el año pasado junto con una gran cantidad de material históricamente importante, por el mismo equipo del Instituto Histórico, liderado por el Profesor Charles Anderson que anteriormente desenterró el Centro Oriental de Comando de la Revolución en sus excavaciones cerca de la ruinas de Washington. Por esto se considerado oportuno hacerlos disponibles para el público en general durante este 100 aniversario de la Gran Revolución.

Fragmentos

Aquí uno de los fragmentos más llamativos de la novela más polémica y desconocida por el gran público del siglo XX:

13 de octubre de 1991. Ayer por la mañana, a las 9:15, nuestra bomba estalló en el edificio del Cuartel General nacional del FBI. Nuestras dudas sobre el tamaño relativamente pequeño de la bomba fueron infundadas; el daño es inmenso. Hemos desorganizado una parte importante de las operaciones de la Oficina Central del FBI durante las próximas semanas al menos, y parece que también hemos logrado nuestra meta de destruir su nuevo centro informático…

Capítulo VI

Al momento de su arresto, Timothy McVeigh, el hombre declarado culpable por el Atentado de Oklahoma City, tenía una copia de Los Diarios Turner entre sus posesiones y según las autoridades el atentado de McVeigh era similar al evento descrito en el libro donde un grupo terrorista vuela en pedazos las oficinas centrales del FBI.

Desde que surgió en 1978 ha sufrido la más feroz persecución judía para evitar que se difundiera. Junto con los Protocolos, El judío internacional y Mi Lucha, los ‘Diarios’ se han convertido en uno de los libros más censurados del siglo XX y del XXI.

Su indudable carácter ‘profético’ no es ajeno a estas medidas represivas (edificio federal, Pentágono, etc)

Comentarios

comentarios