Ridley Scott (director Alien) y Stephen Hawking creen que la humanidad no sobrevivirá a un encuentro con extraterrestres

en

En el año 2010, el científico británico y astrofísico, Stephen Hawking, afirmó en una serie televisiva para el canal de televisión ‘Discovery Channel’ que los extraterrestres “casi seguramente existen” aunque aconseja que los humanos eviten mantener el contacto con ellos. El profesor aseguró que es “perfectamente racional” asumir vida inteligente en otros lugares, aunque advierte de que los ‘aliens’ posiblemente harán incursión en la Tierra para proveerse de recursos y luego se irán.

“Algunos extraterrestres evolucionados podrían haberse convertido en nómadas y tener intención de colonizar los planetas a los que llegaran”, afirmó en la serie ‘En el universo con Stephen Hawking”.

Para él, si los extraterrestres visitaran la Tierra el resultado sería similar a cuando Cristóbal Colón llegó a América, un encuentro en el cual los nativos del continente americano no fueron los más beneficiados. Así, el profesor piensa que en lugar de tratar de comunicarse activamente con seres alienígenas los humanos deberían hacer todo lo posible por evitar el contacto. A su juicio, las personas sólo tienen que observarse a sí mismas para darse cuenta de cómo un organismo inteligente puede tornarse en algo que no se quisiera conocer.

Ahora Ridley Scott, el director de la serie Alien y la próxima Alien Covenant: no es muy optimista sobre el destino de la humanidad. De hecho, el periódico británico The Guardian informa que  Scott cree que los extraterrestres existen, hay muchas posibilidades de que nos encontraremos ellos, y que ese encuentro sería muy perjudicial para la raza humana.

“Creo en seres superiores. Creo que es ciertamente probable.” Scott a The Guardian.  El director indicó que había hablado con un experto de la NASA sobre la posibilidad de vida extraterrestre y el experto dijo: “¿Alguna vez has mirado en el cielo por la noche? ¿Usted me quiere decir lo somos entre tanta inmensidad? NADA”

Scott obviamente sabe cómo añadir interés a las entrevistas con respecto a su nueva película, pero suena sincera sobre el tema de los extraterrestres reales. Expertos, dijo, “dicen que hay entre 100 y 200 entidades que podrían estar teniendo una evolución similar a” la humanidad. “Entonces, ¿cuantas posibilidades reales hay?”, concluye Scott.

Alien

La saga de Alien es una saga cinematográfica de ciencia ficción y terror que relata la historia de la teniente Ellen Ripley (protagonizada por Sigourney Weaver) y su lucha contra una forma de vida alienígena, conocida simplemente como «el alien» o xenomorfo. La serie comenzó en 1979 con la película de 20th Century Fox Alien, el octavo pasajero y a partir de ésta se produjeron tres secuelas, al igual que numerosos cómics, libros y videojuegos basados en la franquicia.

Alien: Covenant

lien: Covenant es una película estadounidense de terror y ciencia ficción de 2017 dirigida por Ridley Scott y escrita por John Logan y Dante Harper, basada en una historia de Michael Green y Jack Paglen. Es la secuela de la película de 2012 Prometheus y la segunda entrega en la serie de precuelas programadas de Alien. La película está protagonizada por Michael Fassbender, Katherine Waterston, Billy Crudup, Danny McBride y Demián Bichir, entre otros.

Desde el LOGO de la misión en la película que es claramente Anunnaki, a las referencias a la raza de los “ingenieros” tanto Covenant como su predecesora Prometeus, están repletas de referencias a los Dioses Anunnaki, como a toda la teoría de la conspiración de los extraterrestres como creadores de la humanidad. 

Sinopsis

Peter Weyland, el líder de Weyland Industries, activa un nuevo androide con inteligencia artificial. Weyland le pide que elija un nombre, a lo que el androide elige “David”, tras contemplar la escultura del David de Miguel Ángel.

En 2104, la nave colonial Covenant, con 15 tripulantes, 2000 colonos y 1400 embriones a bordo, se dirige al remoto planeta Origae-6, vigilados por el androide Walter. A siete años de llegar a su destino, una onda de radiación neutrónica daña la nave, matando al capitán y a cuarenta y siete pasajeros, y despertando a la tripulación. Mientras reparan los daños, la tripulación detecta una señal de radio de origen humano procedente de un planeta cercano que aparentemente no tiene vida. En contra del criterio de Daniels, la experta en terraformación, el capitán Oram, oficial ejecutivo de la nave, decide investigar. Daniels justifica su actitud debido en gran parte a que ella es la verdadera segundo oficial de la nave y al hecho de que vio a su marido, el capitán Branson, morir delante de ella.

Al llegar a la fuente de emisión, un equipo de exploración desciende a la superficie, mientras la Covenant permanece en orbita. Karine, la bióloga, establece una estación de estudio ecológico mientras el resto investiga el origen de la señal. Descubren la nave de los ingenieros que Elizabeth Shaw utilizó para escapar de LV 223 tras la destrucción de la Prometheus. Dos de los mercenarios de seguridad, Ledward y Hallet son infectados por esporas y aunque Karine intenta ayudarlos, Faris los pone en cuarentena en la bahía medica del modulo de aterrizaje. Una palida criatura alien brota de la espalda de Ledward, matándolo. A continuación, el alien ataca a Karine. Faris intenta matarlo, destruyendo el modulo de aterrizaje en el proceso. Mientras el equipo de tierra es testigo de la explosión, otra criatura brota de la garganta de Hallet y ataca al equipo, que es salvado por un misterioso encapuchado. La tripulación de la nave en órbita intenta comunicar con el equipo de superficie sin éxito.

El encapuchado resulta ser David, único superviviente de la Prometheus, que los lleva hasta una ciudad desolada. David revela que, cuando llegó al planeta con Shaw, la nave de los ingenieros descargó accidentalmente su carga de ánforas de liquido negro, una bioarma, matando a la población de ingenieros. En el caos que siguió, la nave se estrelló y Shaw murió en el impacto. El neomorfo nacido de Hallet llega hasta la ciudad y mata a Rosenthal. David trata de domesticarlo pero queda horrorizado cuando Oram lo mata. En venganza, David lo lleva a una cámara donde hay varios huevos. David confiesa que había estado realizando experimentos con el liquido negro para crear híbridos alienígenas. David infecta a Oram con un abrazacaras y momentos después, éste muere al salir un xenomorfo de su pecho.

Tras descubrir el mutilado cuerpo de Elizabeth Shaw, Walter confronta a David, quien revela que bombardeó a la población del planeta con el liquido negro de forma deliberada, matando a los ingenieros. David logra desactivar a Walter y secuestra a Daniels, con intención de utilizarla como “conejillo de indias” para sus experimentos al igual que hizo con Shaw. Walter salva al equipo e intentan evacuar. El piloto Tennessee llega en otra nave para evacuar a los supervivientes. A medida que se aproximan a la Covenant son atacados por el alien nacido de Oram, pero logran matarlo y escapar del planeta. Sin embargo, el xenomorfo nacido de Lope entra en la nave principal y mata a toda la tripulación, dejando a Daniels, Tennessee y Walter como únicos supervivientes, que consiguen expulsar al xenomorfo al espacio usando la bahía de terraformacion.

Con la nave a salvo, la tripulación vuelve a entrar en hibernación y reanuda su misión original. Cuando Walter la vuelve a poner en hibernación, Daniels le pregunta si le ayudará a construir una cabaña cuando lleguen a Origae 6. Al no entenderlo, Daniels se da cuenta de que Walter es David, que había logrado transferir su memoria al androide de la Covenant. Tras ello, Daniels queda inconsciente. David decide continuar sus experimentos usando a la tripulación de la Covenant como anfitriones y envía un mensaje a la Tierra, firmando como Walter, diciendo que toda la tripulación y pasaje de la nave habían muerto por la onda de radiación.

Comentarios

comentarios