¿Se aproxima una Glaciación?

en

Los canales de Venecia congelados por primera vez en la historia

CADA VEZ SON MÁS LOS CIENTÍFICOS QUE NOS ALARMAN ANTE LA CRECIENTE POSIBILIDAD DE LA INMINENTE LLEGADA DE UN NUEVO PERIODO GLACIAR. MIENTRAS EL MUNDO SE AFANA POR EMBARCARSE EN LOS VIENTOS DE LA GUERRA Y DEJAR ESCAPAR LA OPORTUNIDAD ÚNICA QUE NOS OFRECE LA ALDEA GLOBAL PARA DEJAR NUESTRAS DIFERENCIAS A UN LADO Y UNIRNOS COMO UN SOLO PUEBLO, PARA TENER UNA MÍNIMA POSIBILIDAD DE SOBREVIVIR A LOS GRANDES RETOS PLANETARIOS QUE SE AVECINAN. LA DIVISIÓN NOS HARÁ… DÉBILES, SOLO LA UNIÓN NOS GARANTIZARÁ LA SUPERVIVENCIA COMO ESPECIE.

Recientemente ha nevado en el desierto del Sahara y otros lugares poco frecuentes.

 

CLIMAGATE & EL FRAUDE ANTROPOGÉNICO

Climagate o Watergate climático es el nombre que en habla hispana se le ha dado al incidente conocido en habla inglesa como Climategate (aludiendo al escándalo Watergate y sus conversaciones grabadas) que consiste en un caso de filtración de documentos y piratería informática a la Climatic Research Unit (CRU, la Unidad de Investigación Climática) de la Universidad de East Anglia (Norwich, Inglaterra) que comenzó en noviembre de 2009 cuando uno de sus servidores fue presuntamente hackeado. Personas no identificadas supuestamente hackearon un servidor usado por la CRU y de forma anónima publicaron en internet copias de los documentos encontrados. El incidente, bajo investigación por la policía de Norfolk, involucra más de 1000 correos electrónicos y 3000 documentos que constituyen un tamaño de 160 MB de información que muestran conversaciones de científicos, datos y opiniones sobre el tema del calentamiento global.  El incidente se difundió originalmente por Internet y los internautas han sido quienes han pasado la información a los medios de comunicación.

Los correos electrónicos muestran la conclusión de parte de un influyente grupo de científicos para manipular datos en favor de la teoría del cambio climático antropogénico y para mantener a los científicos contrarios a esta teoría fuera de la literatura de revisión por pares, y así poder presentar una teoría discutida como si fuese una verdad irrefutable y sin oposición seria.

2016, declarado el más caliente de la serie histórica registrada, van 3 seguidos… y tiene mucho que ver.

La universidad confirmó que una “infracción penal” de sus sistemas de seguridad se llevó a cabo,  y expresó su preocupación “de que la información personal de los individuos puede estar comprometida.” Los detalles del incidente han sido denunciados a la policía, que está investigando. Más tarde, Phil Jones, ahora ex-director de la CRU, confirmó que todos los correos electrónicos filtrados que han provocado un acalorado debate parecían ser genuinos.

Desde entonces, el establishment científico subvencionado, ha tratado de dejar en el olvido este escándalo y desprestigiarlo para no afectar a sus fondos subvencionados y así no asumir la terrible verdad; No es el hombre, sino el sol en su actividad cíclica, el culpable de lo que esta pasando.

¿QUÉ ES UNA GLACIACIÓN?

Una glaciación es un periodo de larga duración en el cual baja la temperatura global del clima de la Tierra, dando como resultado una expansión del hielo continental de los casquetes polares y los glaciares. Las glaciaciones se subdividen en periodos glaciales, siendo el wisconsiense el último hasta nuestros días.

Un agujero coronal fue captado por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO, por su siglas en inglés). Su gran tamaño, 50 veces mayor que el de la Tierra, ha causado una serie de fenómenos geomagnéticos en el cielo nocturno.

De acuerdo a la definición dada por la glaciología, el término glaciación se refiere a un periodo con casquetes glaciares tanto en el hemisferio norte como en el sur; según esta definición, aún nos encontramos en una glaciación porque todavía hay casquetes polares en Groenlandia y la Antártida.Los casquetes polares se expanden durante las glaciaciones. Esta imagen es del casquete antártico. Más coloquialmente, cuando se habla de los últimos millones de años, se utiliza «glaciación» para referirse a periodos más fríos con extensos casquetes glaciares en Norteamérica y Eurasia: según esta definición, la glaciación más reciente acabó hace 10 000 años. Este artículo usará el término glaciación en el primer sentido, el glaciológico; el término glaciales por los periodos más fríos de las glaciaciones; e interglaciares para los periodos más cálidos.La Pequeña Edad de HieloLa Pequeña Edad de Hielo (PEda H) fue un período frío que abarcó desde comienzos del siglo XIV hasta mediados del XIX. Puso fin a una era extraordinariamente calurosa llamada óptimo climático medieval (siglo X al XIV). Hubo tres máximos: sobre 1650, alrededor de 1770 y hacia 1850. Inicialmente se pensó que era un fenómeno global, pero posteriormente fue desmentido. Bradley y Jones (1993), Hughes y Díaz (1994) y Crowley y Lowery (2000), describen la PEH como «una época donde el hemisferio norte tuvo un modesto enfriamiento de menos de 1 °C». La NASA define el término Pequeña Edad del Hielo como un periodo frío entre 1550 y 1850 con tres periodos particularmente fríos: uno comenzando en 1650 (Mínimo de Maunder 1645-1715), otro en 1770 y el último en 1850, cada uno separado por intervalos de ligero calentamiento;3 y, según Martin y Olcina, señalan en España cuatro períodos de sucesos catastróficos (mitad del siglo XV, 1570-1610, 1769-1800 y 1820-1860).

NASA MUESTRA GRAN AGUJERO SOLAR

La NASA dio a conocer esta semana a través de su página oficial las primeras imágenes del impresionante agujero coronal tomadas el pasado 10 de septiembre con ayuda del Conjunto de Telescopios Espectroscópicos Nucleares (NuSTAR).

Un agujero coronal es un área de la corona solar más fría, más oscura y menos densa, en la cual el campo magnético se encuentra abierto, produciendo el denominado viento solar (un flujo de partículas a alta velocidad en todas direcciones) y se ha establecido que su aparición está directamente asociada al ciclo solar. Por lo general, son más comunes cuando el sol se encuentra en una etapa de menor actividad, aproximadamente cada 11 años.

Este fenómeno fue el responsable de la impresionante aurora boreal, producto de una tormenta geomagnética, que pudo verse en algunas partes del planeta a principio de este mes. A pesar de ser considerado inofensivo, los expertos aseguran que las comunicaciones por satélite y las trasmisiones de radio se pueden ver afectadas. En enero de 2015 los expertos ya captaron otra imagen de un agujero coronal, en esa ocasión de menor tamaño, localizado en la superficie solar cerca del polo sur.

 

¿VOLVERÁ A OCURRIR?

Se trata de un proceso paulatino que dura años. 

Hay varias razones por las que esto puede volver a ocurrir. De acuerdo con los especialistas meteorológicos, la primera víctima del calentamiento global que nos llevará a una nueva glaciación será la corriente del Golfo, el flujo de aguas templadas superficiales que arranca en el golfo de México, cruza el Atlántico y recorre de sur a norte la costa occidental europea. Este ‘río dentro del mar’ trasporta aguas cálidas de los trópicos hacia el norte y hace posible que Europa tenga un clima benigno para la latitud en que se encuentra.

Al parecer y cuando la corriente del Golfo calienta la costa europea en su trayectoria ascendente, el agua superficial de origen tropical se va enfriando a medida que se acerca al Ártico. Como es agua salada, el frío aumenta su densidad hasta provocar que se hunda. Entonces el agua superficial del trópico se desplaza hacia allí para llenar el hueco dejado por el hundimiento del agua fría, y así cíclicamente. No obstante, una investigación llevada a cabo por científicos del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton, en el Reino Unido, demuestra que la fuerza de la corriente ha disminuido drásticamente, hasta un 30 % en los últimos doce años. La razón de ello es el deshielo de los casquetes polares y de los glaciares de Groenlandia. El agua dulce que anteriormente estaba congelada actualmente se ha vuelto líquida y va a parar al Atlántico Norte, donde se mezcla con el agua marina. Al no ser lo suficientemente salada, no se hunde con las bajas temperaturas, y el motor de la corriente del Golfo se va debilitando cada vez más, lo que podría provocar el enfriamiento de Europa.Actualmente, la corriente cálida está perdiendo su calor en el océano, provocando el cambio de flujos de aire en la atmósfera. Habitualmente estos flujos recorrían todo el mundo, pero actualmente se ‘estancan’ en ciertas zonas durante periodos prolongados. En 2010, este fenómeno causó una tremenda subida de temperaturas en la parte central de Rusia.Otro indicador importante es la alarmante reducción de la actividad solar.

Aparte de los retos que encara la corriente del Golfo existe otro fenómeno que puede afectar el clima de nuestro planeta. Se trata de la significativa disminución de la actividad solar que están observando los científicos actualmente. El Sol tiene su propio ciclo de actividad, caracterizado por la variación en la intensidad de las manchas solares. En la actualidad esa intensidad es tan baja que los expertos incluso vaticinan un nuevo ‘mínimo de Maunder’, como se conoce el periodo entre los años 1645 y 1715 en que las manchas solares casi desaparecieron de la superficie del astro. Durante esos 70 años entre los siglos XVII y XVIII se registraron en el Sol unas 50 manchas, cuando lo normal habría sido observar entre 40.000 y 50.000.En esa época, según los registros históricos, el “frío intenso” congeló el río Támesis en Londres, y gran parte del planeta se vio sometido a condiciones que no se han vuelto a experimentar desde entonces. Pero según los científicos, la miniglaciación a la que nos enfrentamos actualmente podría ser mucho peor que la última miniedad de hielo.El sol ha sido muy ‘extraño’ durante casi 15 años”, dice el científico de la Universidad Técnica de Dinamarca Jens Pedersen. Pedersen subraya que hace poco el astro ha alcanzado el máximo solar, por lo que debería demostrar una actividad de manchas solares muy intensa. Pero no lo ha hecho.Tenemos que retroceder 100 años para encontrar un máximo solar tan débil como el que observamos en este momento. Y el reciente mínimo solar parecido al actual se produjo hace 200 años.

Comentarios

comentarios