Skol, El Brindis Vikingo

en

Skol es una palabra derivada de las lenguas habladas en los países escandinavos y nórdicos se utiliza para hacer un brindis.

Skol correspondería al español «¡Salud!» y era usado también y durante la batalla. Durante las invasiones de la edad media, los vikingos se gritaban «skål» entre ellos para incentivarse a continuar peleando o a dar aún más, es decir para darse aliento. Una especie de «vamos! ganemos la batalla para poder beber de su cráneo!». Definitivamente era más corto y fácil decir «skol», sobretodo cuando estas luchando, supongo y aquella faceta, el término evolucionó al que hoy en día es «skål»

En ninguna parte tanto como en la mesa sueca, especialmente en el brindis son importantes las formas.

Nunca toque la copa primero; debe esperar hasta que uno de los anfitriones, por lo general el hombre, eleve su copa ante todos. No beba. Todos deben responder al “skål” proferido (que significa “alegre” y se pronuncia skol) con un colectivo “skål”. Entonces todos inclinan sus vasos ante el anfitrión y la anfitriona. El prolongado contacto visual es imperativo antes, durante y después del mesurado sorbo para apreciar el licor. No desocupe el vaso. La comida ha comenzado.

Skål es una palabra nórdica para expresar algo bueno, tanto para dar ánimo o fuerzas y para dar más o rendir mejor, como para sellar un brindis grupal o individual por aquello que deseamos que ocurra.

Por otro lado, un skål es un término usado también para definir un bol, un recipiente cóncavo.

A partir de aquí o durante la cena en la mesa sueca a la que nos referíamos;  hablar seguirá desempeñando un papel, pero el procedimiento es individualizado y personal. Los invitados se hablan unos a otros. Usted es libre de brindar con cualquiera, salvo con la anfitriona. Ella puede brindar con quien ella desee. Se trata de un seguro para evitar que la anfitriona se embriague. Por supuesto, para todos es tentador brindar con ella en señal de agradecimiento.

Las raíces de esta tradición relacionada con el alcohol podrían encontrarse en los tiempos de los vikingos. Ellos siempre vivieron en peligro, y nadie era de confianza. La norma era brindar con un “amigo” mirándose directamente a los ojos y con un brazo detrás de la espalda para evitar un rápido corte de la garganta.

Hoy en día se puede comprar vino y bebidas espirituosas sólo en lugares del gobierno, llamados Systembolagett. La precaución es parte de la naturaleza sueca, y los rituales del alcohol así lo demuestran.

Los guerreros vikingos, al vencer, solían decapitar al líder del bando contra el que habían peleado, y beber de su cráneo pulido llamado (skoll).

Volviendo a la mesa, la mayoría de las normas serán algo familiares para usted, simplemente se practican en una forma más acentuada. Lo dejamos con sus anfitriones suecos ahora.

Como a un extranjero se le concede cierta libertad de acción, por supuesto dentro del estricto respeto de las costumbres tiene libertad de acción,  pero haga lo que haga, no tome la botella cuando se vaya. Después de esta trasgresión ciertamente no hay reparación posible.

Comentarios

comentarios