Expedición al Monte Ararat; En busca del Arca de Noe

en

El Ararat pertenece territorialmente a Turquía, sin embargo, es parte de la Armenia Histórica y es el símbolo nacional de Armenia. El monte aparece en el centro del Escudo de armas de Armenia. La montaña es claramente visible desde la mayor parte de la República de Armenia, incluida su capital Ereván, y es representada a menudo por artistas armenios en pinturas, grabados de obsidiana y demás objetos y la tradición cristiana interpreta del Libro del Génesis que esta montaña es el lugar en el que se posó el Arca de Noé después del Diluvio Universal descrito en este libro sagrado.

En 1829 el Dr. Frederich Parrot, un profesor alemán de filosofía natural, visitó el monasterio de San Jacobo en el pueblo de Ahora situado en el mismo monte Ararat escribiendo en su libro que los monjes habían obtenido la madera necesaria para la construcción del monasterio de los restos del Arca de Noé. Once años después, en 1840, el monasterio y todos sus monjes desaparecieron tras la última erupción del Ararat.

 

En los últimos cincuenta años aparecieron unas polémicas fotografías en las que, según algunos investigadores, se apreciaban en las estribaciones de esta montaña restos de madera que ellos creen que podrían haber pertenecido al Arca. Sin embargo, las pruebas presentadas no se consideraron científicamente concluyentes. En 1950, el alpinista francés Fernand Navarra encontró unos restos de madera que posteriormente analizó mediante el método de Carbono-14, encontrando que dichos restos tenían una antigüedad de más de 7,000 años. Sin embargo, aparte de los trozos de madera, no había ninguna otra prueba científica que demostrara que se haya usado en la construcción de un Arca. Del mismo modo, en la parte más elevada del Monte Ararat, hacia la zona Este de Turquía, se postula que existen unas imágenes que atribuyen a una gran “anomalía” y que bien podría ser el Arca de Noé, según investigaciones que Porcher Taylor ha venido realizando con imágenes satelitales desde 1995. El tamaño de la formación según estas imágenes, 309 metros, equivaldría a los 300 por 50 codos que medía el Arca de Noé, como lo explica el libro del Génesis. Sin embargo, esto tampoco ha sido corroborado arqueológicamente, ni las imágenes han sido concluyentes. Así, realmente hasta el momento no existe ninguna prueba fehaciente que demuestre la existencia real del Arca, y que sea aceptada por la Arqueología.

El Monte Ararat

El monte Ararat es el pico más alto de Turquía, con 5165 msnm, localizado en la parte oriental del país, muy cerca de la frontera con Irán y Armenia. Se trata de un volcán inactivo cuya cima se encuentra cubierta de nieves perpetuas. El monte tiene dos picos, llamados en turco Büyük Ağrı (Ağrı el grande) y Küçük Ağrı (Ağrı el pequeño) respectivamente, según su altura; en armenio, en cambio, se denomina también monte Masis, al mayor, y Sis, al menor. Es el principal símbolo de identificación de Armenia. Según el etimólogo turco-armenio Sevan Nişanyan, su nombre turco, Ağrı Dağı, viene de una antigua aldea, Ağori, a 2300 m. sobre el monte que desapareció en un alud en el año 1840. Otras teorías comunes hablan de Ağır Dağ (montaña pesada) y Eğri Dağ (montaña chueca o montaña curva). La primera persona que lo ascendió fue el alemán Friedrich von Parrot el 27 de septiembre de 1829 y la primera persona en realizar una subida de invierno hasta la cima ha sido Bozkurt Ergör, el entonces presidente de la Federación turca de alpinismo el 21 de febrero de 1970.

La Expedición

«No es seguro al cien por cien, pero sí al 99 por ciento: hemos encontrado el Arca de Noé». Así se expresa el documentalista chino Yeung Wing-Cheung, integrante del grupo arqueológico turco-chino que acababa de proclamar a los cuatro vientos el hallazgo de esta reliquia bíblica en el Monte Ararat, en la frontera entre Turquía e Irán. Pero, ¿será de verdad el Arca de Noé? No es la primera vez que grupos de buscadores reclaman este gran descubrimiento. Hasta ahora, o bien han resultado ser falsificadores, o no han podido aportar ninguna prueba concreta del hallazgo. La verdad es que el hallazgo va a dar mucho de sí.

El Monte Ararat, tal y como es denominado en la Biblia -los turcos lo llaman «La Gran Montaña del Dolor»- es un macizo de más de 5.000 metros de altitud, muy cerca de la llamada «cuádruple frontera» entre Turquía, Irán, Armenia y el enclave de Najichevan, que es territorio de Azerbayán. La historia bíblica dice que, tras el Diluvio Universal, el Arca en la que Noé había conservado un macho y una hembra de cada especie animal, fue a posarse en la loma de esta montaña.
Ararat es por ello el símbolo nacional del pueblo armenio, que denomina a su propio país Hayastan, «la tierra de los hijos de Hayk» , uno de los hijos de Noé. Sin embargo, tras el establecimiento de la frontera de Turquía con la Armenia soviética en 1921, el Ararat quedo en el lado turco. En los días claros, puede divisarse desde Ereván, y aparece en infinidad de postales y representaciones pictóricas. Pero el antagonismo entre Turquía y Armenia hace que sean muy pocos los armenios que han pisado su falda.

Dada la importancia del Arca de Noé como reliquia, no son pocas las expediciones arqueológicas -mas o menos serias- que se han ocupado de su búsqueda. Pero las condiciones son muy difíciles: hasta hace poco se trataba de una zona militar reservada, en la que operaba la guerrilla kurda del PKK, que hace pocos años secuestro a un grupo de turistas extranjeros que escalaban el Ararat. A esto hay que añadir el frío extremo que agrieta las carreteras e impide los ascensos en la epoca de nieve, que se prolonga durante casi todo el año. «Aquí tenemos nueve meses de invierno», comentan los habitantes de la zona.

Hasta hace poco se trataba de una zona militar reservada, en la que operaba la guerrilla kurda del PKK

Esta nueva expedición asegura que las pruebas del carbono 14 indican que los restos tienen una antigüedad de miles de años, lo que ha despertado escepticismo entre la comunidad científica sino es que, también, bastante guasa: esta es la fecha aproximada en la que, según la Biblia -pero no según la mayoría de los geólogos- habría tenido lugar el Diluvio Universal, una idea defendida por algunos movimientos evangelistas que pretenden demostrar la literalidad de los textos bíblicos.
Otro de los elementos sospechosos es la presencia de evangelistas turcos en el grupo. Para los musulmanes de Turquía, el Arca de Noé no se posó en la cumbre del Monte Ararat, sino en el Cizre, mucho más al sur.
El nombre de la expedición arqueológica, el Ministerio Internacional del Arca de Noe -un grupo evangelista con sede en Hong Kong-, también hace dudar de su imparcialidad científica. Por no hablar del buen estado de conservación en el que se encuentran los camarotes y pesebres. Todo parece indicar que el misterio seguirá sumergido en la montaña durante muchos años.

Comentarios

comentarios