El misterio de Poe Toaster

en

POE TOASTER ES EL EPÍTETO UTILIZADO DE FORMA POPULAR PARA REFERIRSE A UNA PERSONA NO IDENTIFICADA (O MÁS PROBABLEMENTE DOS PERSONAS EN UNA SUCESIÓN DE AÑOS, POSIBLEMENTE PADRE E HIJO) QUE, DURANTE MÁS DE SIETE DÉCADAS, PAGARON UN TRIBUTO ANUAL AL ESCRITOR ESTADOUNIDENSE EDGAR ALLAN POE VISITANDO EL CENOTAFIO MARCADO DE SU TUMBA ORIGINAL EN BALTIMORE, MARYLAND , EN LAS PRIMERAS HORAS DEL 19 DE ENERO DE CADA AÑO.

EL DÍA DEL CUMPLEAÑOS DE POE. SE TRATABA DE UNA FIGURA OSCURA, VESTIDA DE NEGRO CON UN SOMBRERO DE ALA ANCHA Y UNA BUFANDA BLANCA, QUE SE PONDRÍA A SERVIRSE UNA COPA DE COÑAC, PARA LUEGO PLANTEAR UN BRINDIS A LA MEMORIA DE POE, Y MÁS TARDE DESAPARECER EN LA OSCURIDAD DE LA NOCHE, DEJANDO TRES ROSAS SOBRE LA TUMBA Y LA BOTELLA SIN TERMINAR DE COÑAC. LOS ESPECTADORES QUE SE REUNÍAN ANUALMENTE CON LA ESPERANZA DE VISLUMBRAR LA ESQUIVA FIGURA, QUE NO BUSCABA PUBLICIDAD Y QUE RARA VEZ FUE VISTO O FOTOGRAFIADO.

BALTIMORE Y EL MISTERIO

De acuerdo con informes de testigos y notas, en los últimos años, la tostadora original  comenzó con sus visitas anuales a partir de algún momento de la década de 1930 (aunque no hay referencias oficiales que lo confirmen hasta 1950) hasta su supuesta muerte en 1998, después de lo cual la tradición se pasó a “un hijo “, según se pudo vislumbrar por medio de notas dejadas por el sucesor ese año.  En 2006 en un intento fallido de detenerle e identificarle sin resultados y  en 2010 no se produjo la visita,  y desde entonces, nunca más ha sido visto… ¿Ha terminado una tradición de 75 años?. Poe murió a la edad de 40 años en Baltimore, el 7 de octubre de 1849, en extrañas circunstancias. La tradición tostadora de Poe puede haber comenzado ya en la década de 1930, según los testigos,  y continuó anualmente hasta 2010. Cada año, en las primeras horas de la mañana del 19 de enero (el cumpleaños de Poe), un hombre vestido de negro, presumiblemente una figura masculina que lleva un bastón de punta de plata, con la cara tapada por un pañuelo o capucha, entró en el Salón Westminster. En el lugar de la tumba -que es una piedra conmemorativa- la figura derramara una copa de coñac Martell  y hace un brindis. A continuación, coloca tres rosas rojas en el monumento en una forma siempre igual y se marcha, dejando la botella sin terminar de coñac. Se cree que los rosas representan a la esposa de Poe, Virginia,o a  su suegra Maria Clemm, junto con las cuales fue enterrado originalmente el escritor. La importancia del coñac es incierta, ya que no figura en las obras de Poe, pero una nota visita en 2004 sugiere que el coñac puede haber representado una tradición de la familia de la tostadora en lugar de Poe.

MUSEO DE BALTIMORE

Actualmente varias de las botellas de coñac se conservan en el Edgar Allan Poe House y en el Museo de Baltimore. Jerome gerente del museo de Poe, y el mayor experto conocido sobre la Tostadora, comentó en 2010, tras la no presentación de la  tostadora de Poe, y ya que había sido testigo de todas las visitas desde el año 1976, que la no presentación no tenía ninguna explicación, pero hizo especular el rumor de que si la  intención de la Tostadora era poner fin a la tradición en el bicentenario de 2009, marcaría un punto final lógico al evento. y que todo tendría sentido. En el aniversario de 2011 sólo se vio la aparición de cuatro impostores-inmediatamente apodados “falsas tostadoras”, identificados porque los cuatro caminaron claramente para ser fotografiados y vistos fácilmente por la multitud congregada (algo contrario a la  verdadera conducta de la verdadera Tostadora); Ninguno dio la señal secreta que sólo conoce Jerome, un gesto que la tostadora hacía cada año en la tumba; y ninguno dispuso las rosas en el único patrón establecido por la tostadora. Mientras que algunos prefirieron ver a la tradición morir con una “muerte digna”, otros pidieron que se lleva a cabo, por imitadores si fuera necesario . En 2012, una vez más, no hubo aparición por cualquier persona identificable como la tostadora “original”. Jerome (que ha negado los rumores de que él mismo fuera la Tostadora) proclamó la tradición terminada (a pesar de que esta vez no había ninguna nota conformándolo).

Comentarios

comentarios