Las 20 nuevas líneas de la la Epopeya de Gilgamesh

en

LA EPOPEYA DE GILGAMESH O EL POEMA DE GILGAMESH ES UNA NARRACIÓN SUMERIA EN VERSO SOBRE LAS PERIPECIAS DEL REY GILGAMESH, QUE CONSTITUYE LA OBRA ÉPICA MÁS ANTIGUA CONOCIDA. SORPRENDENTEMENTE SE HA ENCONTRADO UNA NUEVA ENTREGA QUE SE CREÍA PERDIDA, EL MES PASADO CUANDO EL MUSEO SULAYMANIYAH EN LA REGIÓN DEL KURDISTÁN DE IRAK. EL MUSEO ANUNCIÓ QUE HABÍAN DESCUBIERTO 20 NUEVAS LÍNEAS DEL POEMA BABILÓNICO-ERA DE DIOSES, MORTALES, Y MONSTRUOS.

Originalmente, la obra se conocía con el título “Aquel que vio las profundidades” (Sha naqba imuru) o “Por encima de todos los otros reyes” (Shutur eli sharri), versos tomados del arranque de la obra que aluden a la naturaleza excepcional de Gilgamesh.

El poema se escribió en tablillas de arcilla utilizando la escritura cuneiforme hacia los años 2.500-2.000 a.C. Además de esta versión en lengua sumeria, que presenta muchas lagunas debido a su deficiente conservación, si se conservan algunas versiones posteriores, también fragmentarias, en lengua acadia e hitita. Las ediciones y traducciones modernas de la obra incorporan este material para complementar los huecos de la versión sumeria.La versión más completa que se conserva aparece en un conjunto de doce tabletas de arcilla pertenecientes a la biblioteca del rey asirio Asurbanipal ( siglo VII a. C.). Las once primeras tabletas narran la Epopeya de Gilgamesh, y la duodécima contiene un poema independiente sobre la bajada de Gilgamesh a los Infiernos. El texto no separa los versos, pero por el ritmo se calcula que puede tener unos 3500 versos. Los estudiosos consideran que se originó en una serie de leyendas sobre el legendario héroe-rey Gilgamesh, que probablemente vivió y reinó a finales del Segundo Período Dinástico Inicial (aproximadamente en el siglo XXVII a. C.). Algunas de estas leyendas fueron narradas en verso, y los poemas resultantes se ensamblaron más tarde, dando lugar a un poema más extenso.Sin embargo, la versión que estamos familiarizados es la descubierta en el año 1853 en Nínive, esta versión no ha cambiado mucho en las últimas décadas. El texto se mantuvo bastante fijo – es decir, hasta la caída de Bagdad en 2003 y durante el saqueo que siguió.La tablilla fue adquirida por el museo de Irak a finales de 2011 como parte de una colección de 80-90 tablillas vendidas por un oscuro personaje sin nombre. El profesor Farouk Al-Rawi examinó la colección mientras que el vendedor regateaba con los funcionarios del museo Abdullah Hashim. Cuando Al-Rawi examinó esta tablilla, acepto el pago de ochocientos dólares que le solicitaban por el objeto.

 

“Aquel que vio las profundidades” (Sha naqba imuru)

Se trata de un fragmento bastante bueno, estas líneas adicionales que no sólo se suman a la longitud del poema, sino que por ahora ayudan a aclarar algunos de los misterios de los otros capítulos. Estas líneas vienen desde capítulo cinco de la épica y agregan sobre los personajes principales una nueva perspectiva.Gilgamesh y su compañero Enkidu sienten culpa por matar a Humbaba, el guardián del bosque de cedros, que ahora se ve quizás, menos como un monstruo y más a un rey más humanizado. Estas escenas extras aclaran cierta motivación de los personajes, y añaden un medio ambiente moral en la historia. Según el propio Hazha Jalal; La tableta se remonta al período Neo-Babilonio, 2000-1500 aC.Es una parte de la tableta V de la epopeya. Fue adquirida por el Museo en el año 2011 y el por entonces director, el profesor Dr. Farouk Al-Raw fue el autor de la traducción. Fue escrito como un poema, y agrega muchas cosas nuevas de esta versión que se ha añadido, por ejemplo Gilgamesh y su amigo se encuentran con un mono. En cualquier caso, es una gran noticia para cualquier entusiasta de la cultura y la historia.

Comentarios

comentarios