La Flota Perdida y el Tesoro de los Templarios

en

DEBIDO AL MISTERIO CON QUE SE HA ADORNADO SIEMPRE LA HISTORIA DE LA ORDEN DEL TEMPLE, DESDE SU DISOLUCIÓN HAN IDO APARECIENDO AUTOPROCLAMADOS SUCESORES DE LA MISMA Y POR ESTOS MOTIVOS A PRINCIPIOS DE 1981, LA SANTA SEDE CONFECCIONÓ UNA LISTA DE ORGANIZACIONES QUE SE DECLARABAN SUCESORAS DE LOS TEMPLARIOS Y ENCONTRÓ MÁS DE CUATROCIENTAS, QUE EN SU INMENSA MAYORÍA, SON PANTALLA PARA ENCUBRIR OTROS FINES, CON PRÁCTICAS QUE BORDEAN EL LÍMITE DE LO LÍCITO, Y, ALGUNAS OTRAS, CON UN CLARO COMPORTAMIENTO SECTARIO (COMO LA FAMOSA SECTA ORDEN DEL TEMPLO SOLAR). TAMBIÉN SE DABAN ORGANIZACIONES DELICTIVAS.

ALGUNAS ASOCIACIONES DE ESTA LISTA, SIN EMBARGO, DEDICAN SU TRABAJO A FINES ALTRUISTAS (LOS CABALLEROS DE LA ALIANZA TEMPLARIA, POR EJEMPLO) O A FINES MENOS PRÁCTICOS PERO INOCUOS (LA ORDEN DE LOS CABALLEROS DEL TEMPLE Y DE LA VIRGEN MARÍA Y SU DEDICACIÓN A LA ALQUIMIA) O ALGUNAS “HERMANDADES O MAESTRAZGOS”, QUE EN DEFINITIVA NO SON DE LINAJE TEMPLARIO, SINO MÁS BIEN PROYECTOS PERSONALES. POR LO VISTO, IGUALMENTE ALGUNAS CORRIENTES MASÓNICAS TAMBIÉN DICEN DESCENDER DE LOS TEMPLARIOS, COMO EL RITO MASÓNICO TEMPLARIO Y LA ESTRICTA OBSERVANCIA TEMPLARIA DEL BARÓN D’HUND, Y ALGUNOS RITOS MASÓNICOS TIENEN GRADOS RELACIONADOS CON LOS TEMPLARIOS. DE HECHO, ANDREW MITCHELL RAMSAY, CONSIDERADO EL PADRE DE LA MASONERÍA ESCOCESA COMO LA CONOCEMOS HOY EN DÍA, EN SU “DISCURSO” AFIRMABA SIN AMBAGES QUE LOS CRUZADOS HABÍAN FUNDADO LA MASONERÍA EN TIERRA SANTA, Y QUE DICHA MASONERÍA NO ERA SINO LA ORDEN DEL TEMPLE. ASÍ, LA FAMOSA CAPILLA ROSSLYN SERÍA ATRIBUIDA SIN FUNDAMENTO A LOS TEMPLARIOS, DANDO INICIO A LEYENDAS EN LAS QUE SE DICE QUE ESCONDIERON EN SU ORNAMENTACIÓN LAS CLAVES DE SU SUPUESTO SABER HERMÉTICO Y DEL LUGAR DE SU TESORO Y SIN EMBARGO, NINGUNA DE LAS ORGANIZACIONES EXISTENTES HOY EN DÍA PUEDE PROBAR, EN FORMA ALGUNA, SU EFECTIVA Y LEGAL DESCENDENCIA DE LA ORDEN FUNDADA POR HUGO DE PAYENS Y SUS POBRES CABALLEROS DE CRISTO.

EL TESORO TEMPLARIO

Según parce, la antigua leyenda medieval menciona que el Rey de Francia no pudo jamás encontrarlo. Se puede afirmar que que los Caballeros del Temple fueron unos adelantados a su época que crearon lo que hoy en día no dudaríamos en llamar una gran multinacional. Su habilidad financiera para levantar tan inmenso imperio económico sigue maravillando en nuestro tiempo. Debido a sus votos, los templarios eran pobres nominalmente, pero la Orden era inmensamente rica. Aunque son significativas, en este aspecto, las palabras del gran historiador Michelet tras el retorno de los Caballeros Templarios a Europa al caer San Juan de Acre, el último reducto cristiano de Tierra Santa:

Llegaron a Francia siendo portadores de un inmenso tesoro, compuesto de ciento cincuenta mil florines de oro y diez mulos cargados de plata. ¿Qué se proponían conseguir en tiempos de paz con tantas fuerzas y riquezas? No existía otro país en el que contasen con mayor número de plazas fuertes, además se hallaban unidos a casi todas las familias de la nobleza…

Según Michelet debió ser compartida también por Felipe IV de Francia, “el Hermoso”. El monarca debió temer que, al igual que la Orden Teutónica en Alemania, los templarios vieran con buenos ojos el formar su propio estado independiente en suelo francés. Viéndose incapaz de someter a los caballeros a su mandato, decidió acabar con ellos y terminar así con la amenaza política y sin embargo, tras el golpe descargado contra los Templarios, quedó claro que el objetivo principal del rey de Francia era la inmensa riqueza de la Orden del Temple. El mismo día del arresto, Felipe IV, que debía a la orden una importante cantidad monetaria, irrumpió en el Castillo del Temple en París dispuesto a fundir el tesoro de Francia con el del Temple, que lo triplicaba. De esta forma no solo solventaba la deuda, sino que conseguía apropiarse de todo, pero existe la certeza generalizada de que el rey no logró confiscar todos los bienes que esperaba, ya que después del arresto de los templarios continuó expoliando a los banqueros lombardos y judíos para procurarse algo de dinero.Hoy en día, no se puede cuestionar que los templarios, que gozaban de grandes influencias en todas las esferas sociales, estaban al tanto de la inminente operación en su contra. A un caballero que se retiró de la Orden en aquella época le dijeron que su decisión era extremadamente sabia, ya que se avecinaba una catástrofe. Inexplicablemente, los caballeros no se resistieron cuando fueron apresados y a pesar de que se realizaron inventarios en todas las haciendas de la orden en Francia, nunca se encontraron los archivos de los templarios. También se dice que días antes de la detención, el Maestre Jacobo de Molay había encargado destruir ejemplares de la Regla del Temple que contendrían secretos relativos a la Orden. Es por ello que la mayor parte de las acusaciones, incluso si contenían visos de realidad, nunca pudieron ser probadas. Ya que no es ilícito pensar que si los monjes-guerreros pudieron salvaguardar sus archivos secretos, pudieron hacer lo mismo con gran parte de su tesoro monetario. De hecho, no todos los templarios fueron capturados a la vez. Un grupo, entre los que se encontraba el tesorero de la orden, escapó a la redada y fueron detenidos unos días más tarde. Al año siguiente, en pleno proceso inquisitorial, un templario llamado Juan de Chalon realizó un sorprendente testimonio, al que hemos aludido en la leyenda anterior. Según él, algunos dirigentes templarios de Francia huyeron antes del arresto con cincuenta caballeros y, transportando el tesoro de la preceptoría de París y los archivos en tres carros al amparo de la noche, tenían la intención de hacerse a la mar en dieciocho galeras desde el puerto de La Rochelle con destino desconocido.portada_ciudad_recaredoHoy en día sigue siendo misterio sin develar que al no haber sido englobada la armada templaria en las requisas ordenadas por Felipe IV en 1307, ningún documento queda sobre la utilización de aquella flota. Algunas teorías apuntan que el destino final podría haber sido Inglaterra o Escocia, lo que ayuda a enlazar al Temple con la masonería, ya que hemos visto que en tierras escocesas la Orden no se llegó a disolver (ver leyenda “Templarios y masones”). Las especulaciones se disparan en este punto. Debemos tener en cuenta que los dirigentes templarios fueron finalmente capturados, lo que nos hace pensar que quizás no pudieron sacar el cargamento del país, pero también es posible que se tratase de una simple maniobra de distracción, para que el tesoro no fuese buscado dentro del reino francés. Vista la actitud que tomaron los templarios ante el proceso que se desató contra ellos, da la impresión de que los caballeros esperaban salir airosos del envite. En ese caso, hubiese sido mucho más lógico ocultar los bienes de la Orden en un escondrijo cercano a la espera de que todo acabase y poder recuperarlos. Esta es una hipótesis que cobra fuerza con enigmáticos descubrimientos en el suelo francés y que cuenta con aguerridos defensores.

LA FLOTA PERDIDA

Según parece el Temple se hizo con una serie de barcos para el transporte logístico y militar entre Europa a Tierra Santa. Estableciendo rutas mercantiles “más o menos seguras” por aquel mediterráneo plagado de piratas desalmados. Al parecer y según se cree, ellos obtuvieron cierta información sobre los antiguos fenicios, que les permitió recuperar sus antiguas rutas mercantes, dándoles cierta ventaja con respecto a otros navegantes de la época. Hay documentos que afirman que El Temple poseía una gran armada fondeada en diversos puertos europeos, ante todo en Francia. Todo iba a las mil maravillas, hasta que comenzaron las cribas y la persecución contra la orden, en torno a 1307 por parte de Felipe IV.

Súbitamente la flota escapó y se reagrupo en algún punto indeterminado del Mediterráneo Occidental, pero, ¿a donde partieron desde ese punto?, es aquí donde la imaginería popular se desata, claro… aquí aparece la duda más codiciada ¿a donde fue el tesoro que iba con ellos?…Los lugares donde la leyenda sitúa el destino de dicha flota son Portugal o España (Sedes de las órdenes hermanas Calatrava o Salvatierra), la Escocia del origen templario, el Reino vikingo de las Dos Sicilias o ya, en el terreno más mítico y épico América, un siglo antes que el propio Colón. No olvidemos, y es un hecho, que los nativos americanos ya conocían y temían el símbolo de la cruz a la llegada de los españoles, y tenían sus leyendas como y mitos propios como el de Kukulkán, un dios blanco y barbado.¿Y tu que piensas?… ¿donde estará el tesoro y la flota templaria?

Comentarios

comentarios